Cut Up Studio | René Laloux y "El planeta salvaje"
Cut Up Studio Barcelona. Estudio creativo de animación y motion graphics; especializado en vídeos corporativos, vídeos promocionales y videoclips animados.
René Laloux, El planeta salvaje, Jean Giraud, Mœbius, Maestros de tiempo, Les Temps Morts, Gandahar, Los dientes del Mono, Les Dents du singe, Tiempo muerto, Les Temps morts, Roland Topor, Los Caracoles, Les Escargots, 1965, Roland Topor, Control de calidad, La Maîtrise de la qualité, 1984) Cómo se salvó Wang-Fo (Comment Wang-Fo fut sauvé, 1987) con Caza El Cautivo (La Prisonnière, 1988), L'Œil du loup, Cut up studio creativo animación motion graphics, estudio creativo, cut up estudio creativo, cut up postproducción, postproducción barcelona, posproducción barcelona, productora audiovisual barcelona, vídeos promocionales, vídeo corporativo, cut up vídeo promocional, motion graphics, animación, videoclip, lyric video, Cut up estudio ideas frescas, Cut up ideas únicas, Cut up ideas innovadoras
23745
post-template-default,single,single-post,postid-23745,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.6.1,menu-animation-underline,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11,vc_responsive

René Laloux y “El planeta salvaje”

René Laloux (1929- 2004) fue un animador y director de cine de animación de origen francés. Su primer largometraje, “El Planeta Salvaje”, consiguió el Grand Prix del Festival de Cannes de 1973.

Nació en París en 1929, fue a la escuela de arte para estudiar pintura. Después de participar en algunos cortometrajes publicitarios, consiguió un trabajo en una institución psiquiátrica donde empezó a experimentar con ilustraciones a los pacientes. En 1960, realizó en colaboración con el animador Paul Grimault, una de sus primeras películas en la misma institución psiquiátrica. “Los dientes del mono” (Les Dents du singe, 1960), utilizó un guion escrito por los pacientes de la misma institución. Este factor es determinante en la obra del director, ya que todas sus películas contienen un trasfondo de terror psicológico surrealista.

Otro de sus colaboradores importantes fue Roland Topor, con quien Laloux hizo “Tiempo muerto” (Les Temps Morts, 1964), “Los Caracoles” (Les Escargots, 1965) y su trabajo más conocido, el largometraje “El Planeta salvaje” (La Planète Sauvage, 1973). Laloux También trabajó con Jean Giraud (Mœbius) para crear otros largometrajes, “Maestros de Tiempo” (Les Maîtres du temps, 1982) y “Gandahar” (Gandahar, 1988). Ambos han sido fuente de inspiración de obras maestras como “El Quinto Elemento”, Blade Runner o “Akira”.

“El Planeta Salvaje”, fue considerada como la primera película animada de terror de la historia del cine. Es hoy uno de los grandes clásicos de la animación europea. A través de una historia de ciencia ficción, el film nos sumerge en el drama de dos sociedades enfrentadas entre sí, a través de la opresión, y en el incierto destino al que se enfrentan, abocadas a la propia destrucción. A destacar, además de la trama, la impactante estética que presenta, heredera de los cánones de la época y el lugar en que fue creada. Fue un film coproducido por Francia y Checoslovaquia y distribuido en Estados Unidos por Roger Corman. Ganó el premio especial del jurado en el Festival internacional de Cannes de 1973. La historia está basada en la novela “Oms en Série”, del escritor francés Stefan Wul. La banda sonora psicodélica creada por el músico Alain Goraguer, hace que nos sintamos más atrapados aún en ese oscuro mundo.

El cine de Laloux es único, no solo en el campo de la ciencia ficción, sino en el de la animación. Todos sus colaboradores (Topor, Moebius y Phillippe Caza) se adaptan a los medios de Laloux; a cambio, Laloux les brindaba la posibilidad de mostrarse enteramente creativos. De la suma de todos estos talentos, salen a la luz propuestas suculentas y repletas de supramundos surrealistas y ecosistemas apasionantes donde cualquier cosa puede tener lugar. Así descubriremos fresas gigantes con propiedades alcaloideas o árboles que ocultan civilizaciones de hombres que no saben que lo son. También razas de gigantes que juegan con los seres vivos y de otros seres vivos que ponen en jaque a toda una civilización con la única arma del aprendizaje. Y por supuesto, el despliegue de paisajes extraños, casi surrealistas, parecen sacados de un cuadro del “El Bosco”. Habitados por todo tipo de animales extraños y grotescos con cuevas que esconden gusanos antropófagos o pájaros robots huecos construidos con células humanas. Y esto, solo es una pequeña porción del desbordante universo fantástico contenido en las películas de Rene Laloux.

Síguenos en facebooktwittervimeobehance, linkedininstagram y domestika.